El contenido de este artículo está redactado y explicado de tal manera que usted pueda interiorizar con facilidad los conceptos relacionados con las diferentes combinaciones que se pueden presentar entre contribuyentes y declarantes del Impuesto sobre la Renta de las personas jurídicas y naturales.

Recordando los conceptos de:

CONTRIBUYENTE: contribuir, pagar, entregar un tributo al Estado, es decir, la obligación sustancial

DECLARANTE:  Presentar, mostrar, informar al Estado en los respectivos formularios diseñados para cada caso, es decir, una obligación formal.

Una vez que se tiene claro la clasificación de los contribuyentes y los declarantes, se explicará con ejemplos, las diferentes combinaciones que se pueden presentar entre estos los unos y los otros.

Recordando la clasificación de los contribuyentes:

  • Contribuyentes
  • No contribuyentes
  • Régimen Tributario Especial

Recordando la clasificación de los Declarantes:

  • Declarantes
  • No declarantes

Ahora, éstas son las combinaciones que se presentan:

  1. Contribuyentes – Declarantes

Significa que una persona, ya sea natural o jurídica, contribuye, es decir, paga el impuesto, y además declara, es decir, informa a través de la declaración.

Un ejemplo de una persona jurídica sería:

Los Golosos Ltda., que, para poder pagar su impuesto de renta de la vigencia 2019, debe presentar la declaración de renta, es decir, contribuye y declara.

Un ejemplo de una persona natural sería:

El señor Pedro Pérez, profesión abogado con ingresos a diciembre 31 de 2019 por valor de $200.000.000.  Esta cuantía es suficiente y supera los topes de los requisitos establecidos en la norma, y muy seguramente, al depurar dicho ingreso para determinar la renta líquida gravable, da un valor de impuesto a pagar.  Entonces, el señor Pérez, debe presentar la declaración y pagar impuesto de renta, es decir, contribuye y declara.

  • Contribuyente – No Declarante

Esta situación es propia de aquellos a quienes se les practica retención en la fuente, ya sea por ingresos laborales, servicios, honorarios, etc., y que nunca han declarado o que no cumplen con los requisitos establecidos para declarar, por no alcanzar los montos establecidos.

Ejemplo:

La empresa Caracoles S.A, contrata un jardinero para que realice mantenimiento a la zona verde de la empresa; el valor del contrato es de $1.000.000. al momento del pago, la retención en la fuente practicada por la empresa es de $60.000, es decir, el 6% (sin tener en cuenta la disminución de aportes al SSS). El jardinero, muy seguramente por el monto de sus ingresos a lo largo del año, nunca va a cumplir con los topes para ser declarante del impuesto de renta, pero en cambio, si se le han venido practicando unas retenciones en la fuente a título de renta; estas retenciones constituyen para el jardinero, el pago del impuesto de renta, de una manera indirecta, sin necesidad de presentar una declaración, es decir, contribuye, pero no declara.

Otro ejemplo sería, las retenciones que se les aplica a los no responsables del IVA (antiguo régimen simplificado), siempre y cuando no alcancen los tope para declarar renta.

  • No Contribuyente – Declarante

Significa que una persona, por lo general, las jurídicas, aunque no pagan el impuesto de renta (no contribuyen), deben presentar la declaración de renta, para efectos informativos (declaran), tal es el caso de algunas de las entidades contempladas en el artículo 23 del Estatuto Tributario, tales como sindicatos, asociaciones gremiales, fondos de empleados, las iglesias, los establecimientos públicos, las entidades del Régimen Tributario Especial, etc., pero en cambio, si deben presentar la declaración de renta o de ingresos y patrimonio; en ésta deberán informar datos del patrimonio, ingresos, costos y deducciones.

Ejemplo:

El Fondo de empleados con un patrimonio a diciembre 31 de 2019 de 1.000.000.000 y unos ingresos por concepto de rendimientos financieros a la misma fecha por valor de $200.000.000, presenta su declaración de renta por el año 2019, sin liquidar impuesto a cargo, teniendo en cuenta que su excedente neto, fue distribuido de acuerdo a las normas legales, en los diferentes fondos que conforman el patrimonio de la entidad. Es decir, debe declarar, pero no contribuir.

  • No contribuyente – No Declarante

En esta combinación, aplica las entidades contempladas en el artículo 22 del Estatuto Tributario, en consonancia con el artículo 598 del Estatuto Tributario, en los cuales se señalan claramente quienes no son contribuyentes del impuesto sobre la renta y que, además, no deberán cumplir con la obligación formal de declarar.  Entre las entidades que se mencionan en estos artículos, tenemos: a la Nación, las entidades del orden territorial, las corporaciones autónomas regionales, la cruz roja, las superintendencias, las unidades administrativas especiales, etc.

Ejemplo:

Un municipio, sin importar la cuantía de su patrimonio o el monto de sus ingresos recibidos, no le asiste el deber formal de presentar la declaración de renta o de ingresos y patrimonio; es decir, no contribuye con el pago de impuestos, y tampoco declara.

Sitio recomendado de interés: aprendeemprendedor

José Arcángel Gil Giraldo, Contador Público, Especialista en Gerencia Tributaria, Magister en Gestión Empresarial

es_COSpanish
Share via
Copy link
Powered by Social Snap