El contenido de este artículo está redactado y explicado, con la finalidad de que el lector, pueda comprender fácilmente, los conceptos relacionados con la deducción de salarios y demás pagos laborales, de la base gravable del impuesto sobre la renta.

Los salarios y demás pagos laborales (prestaciones sociales, bonificaciones, auxilio de transporte, horas extras, recargos, dominicales y festivos, etc.), constituyen uno de los conceptos que los contribuyentes pueden deducir de la base gravable del impuesto sobre la renta, siempre y cuando, cumplan con lo establecido en el artículo 108 del Estatuto Tributario, el cual se refiere a que el contribuyente debe estar a paz y salvo, antes de la presentación de la declaración inicial (artículo 115-1 Estatuto Tributario), con el pago de aportes obligatorios al sistema general de salud y pensión, así como de aportes parafiscales.

Y por supuesto, además del cumplimiento del requisito anterior, deberán también cumplir con las condiciones de causalidad, proporcionalidad y necesidad, en relación con la actividad productora de renta; además, que haya sido sometido según el caso, a retención en la fuente por salarios, entre otros requisitos mencionados en el artículo de costos y deducciones.

De acuerdo al artículo 114-1 del Estatuto Tributario, las sociedades y personas jurídicas y asimiladas, contribuyentes del impuesto de renta y complementarios, están exoneradas del pago de aportes a Salud, SENA e ICBF, solo sobre aquellos trabajadores que devenguen de manera mensual, menos de 10 SMLMV. De igual manera, este beneficio es aplicable a las personas naturales, siempre y cuando tengan contratados más de 2 trabajadores.

Existen casos en los que un contribuyente del impuesto sobre la renta y complementarios, puede deducir lo pagado por concepto de salarios y demás pagos laborales, hasta en un 200%; es así que el artículo 31 de la Ley 361 de 1997, dice lo siguiente “Los empleadores que ocupen trabajadores con limitación no inferior al 25% comprobada y que estén obligados a presentar declaración de renta y complementarios, tienen derecho a deducir de la renta el 200% del valor de los salarios y prestaciones sociales pagados durante el año o período gravable a los trabajadores con limitación, mientras esta subsista”.

Es evidente que, dicha discapacidad, deberá ser certificada por los profesionales en la materia, el cual constituirá prueba fehaciente para tener derecho a la deducción.

Como muy bien lo expone dicho artículo, se está haciendo referencia al descuento en un 200%, únicamente de salarios y prestaciones sociales, mas no al 200% de aportes al Sistema General de Salud, Sistema General de Pensión y parafiscales.

Mediante oficio No. 08758, expedido por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales – DIAN, el pasado 11 de abril de 2019, se ratificó la vigencia de este beneficio.

De igual manera, el artículo 108-1 del Estatuto Tributario, expone que también se pueden deducir salarios y prestaciones sociales en un 200%, cuando los contribuyentes obligados a presentar la declaración de renta y complementarios, realicen tales pagos a viudas y huérfanos de miembros de las fuerzas armadas muertos en combate, secuestrados o desaparecidos.  Tal situación deberá ser certificada por el Ministerio de Defensa, quien posee la información relacionada con todos y cada uno de las personas afectadas.

Desde la Ley 1943 y la Ley 2010, se crearon nuevos beneficios fiscales a favor de los contribuyentes, como el relacionado con la deducción del primer empleo (art. 108-5 E.T., articulo 88 Ley 2010), entre otros en espera de ser reglamentados.

José Arcángel Gil Giraldo – Contador Público – Especialista en Gerencia Tributaria – Magister en Gestión Empresarial

Categorías: TRIBUTARIA II

es_COSpanish
Share via
Copy link
Powered by Social Snap