El contenido de este artículo está redactado y explicado de tal manera que usted pueda interiorizar fácilmente los conceptos relacionados con los sistemas de determinación del impuesto sobre la renta, tanto para las personas jurídicas, como para las personas naturales.

En este artículo, se explicará claramente, la determinación de la base gravable para el cálculo del impuesto sobre la renta, por el sistema presuntivo.

Sistema de Renta Presuntiva

Para conocer la forma como se calcula la base del impuesto sobre la renta por el sistema presuntivo, así como la tarifa a aplicar, es necesario dar alcance a los artículos 188 y 189 del Estatuto Tributario.

El artículo 189 indica como primera medida, que se debe tener en cuenta el patrimonio líquido del contribuyente, reflejado en el año inmediatamente anterior al de la declaración de renta que se va a presentar. Así las cosas, surge la siguiente pregunta: ¿y de dónde se obtiene el patrimonio líquido?

Así como en el sistema ordinario (sistema de determinación del impuesto de renta) se tuvo en cuenta el Estado de Resultados como insumo para la aplicación del procedimiento de depuración de renta, en el sistema de renta presuntiva, se toma como insumo o materia prima, el Estado de Situación Financiera, el cual está compuesto por el activo, pasivo y el patrimonio contable.

Los activos, desde el punto de vista fiscal, se llama Patrimonio Bruto

Los pasivos, desde el punto de vista fiscal, se llaman deudas u obligaciones

El patrimonio contable, desde el punto vista fiscal, se llama Patrimonio Líquido.

Ahora, tal como lo establece el artículo 189 del E.T, al patrimonio líquido del año inmediatamente anterior, se le pueden descontar una serie de conceptos (literales a) al f) de dicho articulo), los cuales van a representar una disminución en la depuración de dicho patrimonio líquido.

Una vez calculada la base de Renta Presuntiva, se da alcance al artículo 188 del Estatuto Tributario, que consiste en aplicarle a dicha base, la tarifa vigente de renta presuntiva, la cual corresponde al 1.5%. Es importante tener en cuenta, que la Ley 1943 de 2018 y la Ley 2010 de 2019, iniciaron el desmonte de la renta presuntiva (la cual estaba en un 3,5%) estableciendo que, a partir de los años 2019 y 2020, la tarifa de renta presuntiva, pasará a ser del 1.5%, luego del 0,5%, y a partir del año 2021 y siguientes, será del 0%.

Al valor resultante de Renta Presuntiva, según lo establece el mismo artículo (188 E.T), se le debe sumar las rentas gravadas que han sido generadas  por los activos que fueron exceptuados en el momento de hacer la depuración del Patrimonio Líquido; es decir, que si dentro de los activos del contribuyente, existen unas inversiones en sociedades nacionales, representadas en acciones, se supone que estas inversiones (las cuales generaron dividendos), deben ser restadas del Patrimonio Líquido, en lo que corresponde a su valor patrimonial neto; y como estas acciones generan unos dividendos, entonces, la parte gravada de dichos dividendos, deben ser sumados al valor determinado por concepto de renta presuntiva.

Así las cosas, al sumarle a la Renta presuntiva, el valor de las rentas gravadas de los activos exceptuados, se obtendrá como resultado, la base gravable del impuesto sobre la renta por el Sistema de Renta Presuntiva, la cual tendrá que ser comparada con la base gravable del impuesto sobre la renta calculado por el Sistema Ordinario; entre estas dos bases, se deberá elegir la base gravable mayor, siendo ésta la que se tendrá en cuenta para la liquidación privada del impuesto sobre la renta.

Sitio web recomendado para que realices tu consultoria en riesgos e inversiones: ALS Consultorías

José Arcángel Gil Giraldo, Contador Público, Especialista en Gerencia Tributaria, Magister en Gestión Empresarial

es_COSpanish
Share via
Copy link
Powered by Social Snap