El contenido de este artículo está redactado y explicado de tal manera que usted pueda comprender fácilmente los conceptos relacionados con la declaración y pago del impuesto sobre las ventas por pagar – IVA.

Generalidades

El impuesto sobre las ventas por pagar, es un impuesto que debemos pagar todos los consumidores al Estado, sobre la adquisición de bienes y servicios gravados, el cual es facturado y cobrado por las personas que venden y/o prestan dichos bienes o servicios. Estas personas tendrán registrada en su RUT, la responsabilidad con código No.48.

Declarar lo retenido

Los responsables del impuesto sobre las ventas por pagar – IVA, en el momento de la venta de sus bienes o la prestación de sus servicios gravados, están obligados a facturar y cobrar un IVA, según la tarifa que corresponda, la cual puede ser, a la tarifa general del 19%, o a la tarifa diferencial del 5%. El IVA cobrado en dicha operación, recibe el nombre de IVA GENERADO, el cual debe ser registrado en el código contable 240810, como un pasivo, que representa una cuenta por pagar al Estado, y que deberá ser declarado en el formulario No. 300, según la periodicidad que le corresponda, teniendo en cuenta el cumplimiento de los requisitos establecidos por la Ley. 

Debe existir completa claridad, en relación a los dineros que está recibiendo la empresa por concepto del IVA cobrado en cada venta, y es que ese IVA recaudado, son dineros que no le pertenecen, es decir, son propiedad del Estado, razón por la cual debe declararlos y pagarlos dentro de los términos establecidos. La empresa responsable, simplemente está desempeñando el papel de intermediario entre el consumidor y el Estado, donde el consumidor paga un valor adicional por concepto de IVA (19% 0 5% más de IVA), se lo entrega al vendedor, para que éste, lo declare y lo pagué al Estado, lo que significa que el vendedor, en ningún caso, tendrá que afectar su propio pecunio o recursos de la empresa, para responderle al Estado por el pago de dicho IVA, a  no ser que la venta se haya realizado a crédito, y éste deba responder por el pago del IVA al Estado; lo anterior es una situación meramente transitoria, mientras que el cliente de manera posterior cancela dicha venta a crédito, momento en el cual, la empresa recupera el IVA pagado.

En este sentido, se puede concluir que el vendedor de los bienes o prestador de los servicios gravados con el IVA, tiene la obligación formal de facturar y cobrar un IVA al consumidor, en el momento de la expedición de la factura o documento equivalente, el cual deberá declarar al Estado, en cumplimiento de la obligación de carácter formal; para ello, deberá hacer uso del formulario 300.

En el evento, en que el responsable del IVA, no celebre durante el periodo, ningún tipo de operación de venta o de compras con IVA, no estará en la obligación formal de presentar la declaración, pues así lo establece el artículo 601 del Estatuto Tributario.

Para efectos de la periodicidad en la presentación del Impuesto sobre las ventas – IVA, el artículo 600 del Estatuto Tributario, establece cuales son los periodos que deben tener en cuenta tanto las personas jurídicas como naturales, para la declaración del IVA; son éstos:

Un periodo bimestral (6 periodos durante el año)

Aplicable a las personas jurídicas y naturales, que hayan sido clasificadas por la DIAN, mediante Resolución, como Grandes contribuyentes.

De igual manera, aplicable a las personas jurídicas y naturales que hayan obtenido en el año inmediatamente anterior, unos ingresos brutos iguales o superiores a 92.000 UVT

Un periodo Cuatrimestral (3 periodos durante el año)

Aplicable a las personas jurídicas y naturales que hayan obtenido en el año inmediatamente anterior, unos ingresos brutos inferiores a 92.000 UVT

De igual manera, el parágrafo único del artículo 600 del Estatuto Tributario, establece que para aquellas personas que inician actividades, y no cuentan aún con la información de ingresos que les permita establecer su periodicidad para presentar la declaración, deberán hacerlo de manera bimestral.  Para el año siguiente, en el cual, reporta unos ingresos base al final del periodo, tendrán que observar el cumplimiento de los requisitos exigidos, para determinar si continúan presentando la declaración de forma bimestral, o deberán continuar haciéndolo de forma cuatrimestral; en caso de que se presente el cambio de periodicidad en la presentación de la declaración, deberá informarlo a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales – DIAN.

Otro aspecto importante que se debe tener en cuenta en la presentación de esta declaración, es que se puede presentar sin pago, sin que se considere INEFICAZ, es decir, que dicha declaración, tiene total validez ante la Ley; sin embargo, se debe observar que, al presentarla de esta forma, genera las siguientes situaciones: 1) Se deben pagar los correspondientes intereses por mora, el día en que se cumpla con el pago, 2) En caso de que decida no pagar, deberá responder por las sanciones que contempla el artículo 402 del Código Penal: Prisión desde 48 a 108, y multa equivalente al doble de lo no consignado, sin que supere las 1.020.000 UVT.

Pagar lo retenido

La determinación del valor a pagar, debe corresponder a los siguiente:

  1. Identificar en los registros contables del responsable (240810), el total del IVA GENERADO
  2. Identificar en los registros contables del responsable (240805), el total del IVA DESCONTABLE
  3. Establecer la diferencia entre el IVA GENERADO y EL IVA DESCONTABLE, lo cual da como resultado un valor a pagar, o un saldo a favor.
  4. Si el IVA GENERADO es mayor que el IVA DESCONTABLE, da un valor a pagar.
  5. Si el IVA DESCONTABLE, es mayor que el IVA GENERADO, da un saldo a favor.
  6. Si da un saldo a pagar, se le debe restar las retenciones a título de Impuesto a las Ventas Retenido (código 170504), el cual disminuye el valor a pagar.
  7. Si da un saldo a favor, las retenciones practicadas a título de impuesto a las ventas retenido, se sumarán, incrementando el saldo a favor, el cual podrá solicitar como devolución.
  8. Independientemente de que arroje un valor a pagar o un saldo a favor, se debe presentar la declaración del impuesto sobre las ventas – IVA.

Tan pronto se haya cumplido con el deber formal de presentar la Declaración del Impuesto sobre las ventas – IVA, mediante el formulario No. 300, le asiste la obligación de pagar lo que se está declarando en dicho formulario, es decir, se debe cumplir con la obligación de carácter sustancial, que corresponde al pago del tributo, y ello, utilizará el formulario 490 – Pago en Bancos.

Para poder realizar el proceso de declaración del impuesto sobre las ventas – IVA, así como el pago de dicho impuesto, los responsables deberán usar los servicios informáticos electrónicos dispuestos por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales – DIAN, en su plataforma tecnológica a todos los usuarios a nivel nacional, y así puedan cumplir con sus obligaciones tanto formales como sustanciales; para ello, cada responsable, deberá tener asignado un usuario y contraseña y así poder ingresar a dicha plataforma y empezar a hacer uso de dichos servicios, que le van a proporcionar no solo la facilidad de presentar sus declaraciones, sino también, el pago de las diferentes obligaciones que tenga con la administración de impuestos, entre otras bondades que brinda dicha plataforma.

José Arcángel Gil Giraldo – Contador Público – Especialista en Gerencia Tributaria y Aduanera – Magister en Gestión Empresarial

es_COSpanish
Share via
Copy link
Powered by Social Snap