El contenido de este artículo está redactado y explicado de tal manera que usted pueda comprender fácilmente la dinámica de la retención en la fuente a título de renta y su respectivo cruce con el Impuesto de Renta.

Ya está claro: la retención en la fuente, es el recaudo gradual y anticipado de un impuesto.

Ahora, ¿Cómo se realiza el cruce de esta retención, con el impuesto sobre la renta al final de un periodo?

Para ello, es necesario conocer primero, que es el impuesto de renta

Concepto de Impuesto sobre la renta:  

Es aquel impuesto que deben pagar los contribuyentes al Estado, sobre las utilidades obtenidas al final de un periodo gravable o año fiscal.  Para ello, se toman los ingresos y se le restan los costos y las deducciones, y así obtener finalmente la renta líquida gravable, sobre la cual se aplica la tarifa del impuesto de renta, y así determinar el impuesto a pagar.

Vale la pena agregar, que tanto los ingresos, costos y deducciones tenidos en cuenta en este procedimiento, deben estar debidamente depurados, es decir, limpio de todas aquellas situaciones que puedan ser rechazadas o no aceptadas desde el punto de vista fiscal

Aquí está el siguiente ejemplo:

ESTADO DE RESULTADOS DEPURADO

  De enero a diciembre 31 de 2019

Ingresos                              100.000.000

Costos                                   50.000.000

Deducciones                       20.000.000

Utilidad                                  30.000.000Renta Líquida Gravable

Impuesto de renta 33%      9.900.000

De acuerdo a lo anterior, se puede decir, que existen tres situaciones bien claras:

Que la información que se necesita para calcular el impuesto sobre la renta, es el Estado de Resultados desde el punto de vista contable, el cual refleja los resultados del negocio.

Que ese Estado de Resultados desde el punto de vista contable, debe ser depurado, para poder hallar la Renta Líquida gravable, la cual constituye la base gravable, para el cálculo del impuesto de renta.

Que el valor del impuesto de renta a pagar al cierre de periodo 2019, es de $9.900.000.

Ahora, de esos $9.900.000, el contribuyente puede que haya realizado anticipos a lo largo del año, a través de la figura de la retención en la fuente a título de renta, las cuales corresponden a las retenciones que le practicaron los agentes de retención.

Se a asumir lo siguiente: Durante el año 2019, el contribuyente, llamado Tienda Norte S.A, realizó las siguientes operaciones de venta:

Venta de mercancías por valor de $100.000.000 más IVA del 19%.

Entonces, Tienda Norte S.A, como vendedor, realiza el siguiente registro contable                                                                                                                 

4135Cio al > y < 100.000.000
2408Iva Generado 19.000.000
170501Anticipo Impuesto de Renta 2.500.000
130505Clientes116.500.000

      

Y el que le compró a Tienda Norte S.A, es decir, el comprador llamado Troqueles de Occidente Ltda., realiza el siguiente registro contable:

1435Mcia No Fabr.x la Empr100.000.000
2408IVA Descontable19.000000
2365Retención en la Fuente2.500.000
2205Cuenta por pagar116.500.000

                                                                                                                       

El comprador, Troqueles de Occidente Ltda., tuvo la obligación como agente de retención, de practicar retención en la fuente en un porcentaje del 2.5% sobre el valor de la venta ($100.000.000 x 2.5%=$2.500.000), el cual registró en la cuenta o código contable 236540, que corresponde a una cuenta del pasivo, es decir, una cuenta por pagar al Estado, razón por la cual, cuando el comprador le pague al vendedor el valor de la mercancía, no le entregará los $119.000.000 (100.000.000 de mercancía + 19.000.000 de IVA), sino que descontará los $2.500.000 de la retención que le practicó, es decir, que solo entregará al vendedor $116.500.000 (119.000.000 – 2.500.000).

Y no vaya a pensar que los $2.500.000 que el comprador descontó al vendedor en el momento del pago, son propiedad del comprador; NO, este valor es propiedad del vendedor, pero que el comprador deberá entregárselos al Estado, al mes siguiente de haber sido practicada la retención, en el Formulario de declaración de Retención en la Fuente, dispuesto para tal fin.

¿Y por qué son propiedad del vendedor?

Porque constituyen para éste, un anticipo del impuesto de renta. Es por esta razón que siempre que le practican retenciones en la fuente a título de renta al vendedor, éste las debe registrar en la cuenta o código contable 170501 – Anticipo del Impuesto sobre la renta, es decir, una cuenta por cobrar al Estado.

¿Y por qué una cuenta por cobrar al Estado?

Porque el vendedor, podrá descontar del impuesto sobre la renta calculado al final del periodo, las retenciones practicadas a lo largo de año y que han sido registradas por éste, como anticipo del impuesto de renta, y que fueron consignadas al Estado por el comprador.

Así pues, que:

El comprador practica retención en la fuente, la registra en una cuenta por pagar 2365 y se la paga al Estado en el formulario de retención en la fuente.

El vendedor, lleva un control de las retenciones que le practicaron por retenciones en la fuente, en la 170501, es decir, controla una cuenta por cobrar al Estado.

El comprador, solo tiene la obligación de actuar como intermediario entre el vendedor y el Estado: Retiene al vendedor y consigna al Estado; y el vendedor al final del periodo reclama al Estado, lo que le retuvieron como anticipo y que fue consignado y certificado por el comprador.

Finalmente, el cruce quedaría de la siguiente manera:

El impuesto de Renta que debe pagar Tienda Norte S.A por el año 2019 es de $9.900.000 , pero las retenciones que le practicaron durante el año fueron de $2.500.000, razón por la cual, solo tendrá que pagar por concepto de impuesto de renta, la suma de $6.500.000. veamos

Impuesto de renta                                         $9.900.000

Anticipo de impuesto de renta                  $2.500.000

Valor a pagar impuesto de renta              $7.400.000

Notas Importantes:

Para que el comprador, pueda descontar el valor de las retenciones de su impuesto de renta, al final del periodo, deberá contar con el certificado de dichas retenciones, expedido por el agente de retención que las practicó, o sea el comprador.

El impuesto sobre la renta debe ser liquidado y pagado cada año, es decir, que los certificados de retenciones expedidos por los agentes de retención se harán también de manera anual, para efectos de disminuirlo del impuesto de renta.

José Arcángel Gil Giraldo – Contador Público – Especialista en Gerencia Tributaria y Aduanera – Magister en Gestión Empresarial

es_COSpanish
Share via
Copy link
Powered by Social Snap